SAN CASTELAO ORA PRO NOBIS

Publicado en por Urz

SAN CASTELAO ORA PRO NOBIS

Otro 7 de Enero más se ha repetido la procesión al Panteón de Galegos Ilustres para rendir homenaje al Santo Varón del Galleguismo. Fuerzas vivas, muertas y vegetativas de Galicia hicieron los discursos reiterativos de todos los años, pusieron la corona de flores de todos los años (para mí que la mantienen en formol para sacarla a relucir en el día de hoy) y las televisiones (TVG y TVE en Galicia) hicieron el mismo reportaje con los mismos comentarios hagiográficos. El tema ya aburre año a año, y máxime si te has tragado un bachillerato en el que Castelao y Alexandre Bóveda eran los referentes de todo buen estudiante gallego de bien. Todo ello, no lo olvidemos, en la Galicia Fraguiana, esa que dejaba campar a sus anchas al separatismo educativo, presa de sus complejos y dobles caras.

Castelao es un personaje idealizado hasta el extremo en la Galicia actual. Llena callejeros con su nombre, bibliotecas con sus libros y mentes con su leyenda, pero su figura no deja de ser una distorsión y un mito de un personaje muy inferior al que la Galicia Autonómica ha creado con el aplauso del separatismo , el apoyo por analfabetismo de la sociatería y la colaboración por cobardía y acomplejamiento del fraguismo y su heredero Feijoo.

Cierto es que su obra literaria tiene una calidad mínimamente aceptable (muchos de los literatos gallegos que llenan nuestro callejero no les publicarían ni en la hoja de su parroquia de hacerlo en castellano) y fue un dibujante original . Cierto es que denunció una situación injusta de una tierra atrasada y pobre, pero su visión de la realidad fue reduccionista, sesgada y perversa en sus intenciones, tan paralelas al “perrofalderismo” que del separatismo vasco y catalán lleva haciendo el gallego desde 1931. Castelao fue Republicano porque la II República significaba “menos España”; Fue católico y tradicional porque era hijo de la pequeña burguesía de una villa de la España de la restauración y fue separatista porque su cortedad de miras y su interés partidista no lo le dejaba ver que la miseria del rural de Galicia era el de Extremadura, Andalucía o Castilla (¡Ojo!, que la Galicia que pinta Castelao es sólo una parte de la Galicia de entonces). Y por cierto, por mucho que se diga el Partido Galeguista no era el partido mayoritario durante la II República, ni sus ideas representaban (ni representan) a todo el pueblo gallego. En los últimos treinta años se ha creado un mito donde sólo había un escritor y dibujante. Los políticos se han identificado con alguien a quien no conocen ni quieren conocer realmente, pero queda estéticamente muy bien y cura muchos complejos. Ya que todo el régimen de la taifa galaica parece alabarlo, a nosotros no nos queda otra que pedir a tan beatífica figura para que intervenga por nuestro resurgir …¡¡San Castelao ora pro nobis!!

Etiquetado en Galicia, Memoria Histórica

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post