¿A ALGUIEN LE SORPRENDE?

Publicado en por Urz

¿A ALGUIEN LE SORPRENDE?

…Porque a nosotros en absoluto. Esta semana se han dado a conocer los desastrosos resultados de 65tuna encuesta realizada por el CIS para el Instituto de Estudios Español de Estudios Estratégicos que nos muestra una vez más el grado de descomposición y decadencia al que ha llegado España. La encuesta realizada en Septiembre de 2013 refleja unos resultados que en cifras se resumen así: Sólo el 16,3% de los españoles arriesgaría su vida por España, estando un 22,4% en algún caso interesados (será si se lo pide Telecinco, descienden a su equipo de fútbol a segunda o alguna cosa por el estilo) y un 55,3% ni por asomo serían capaces de defender nada (o eso dicen con el culo caliente, desde el sofá de casa y con la cabeza llena de pájaros). El mensaje que transmiten estos datos está más que claro para todo aquel que lo quiera escuchar, y éste no es otro que “hago lo que me mandes mientras no me pegues” y “sálvese mi culo y que le den al resto”. Estos son los dos principales motores del español de a pie del 2014, la cobardía y el egoísmo. Una presión de las mentes bienpensantes que en los medios de comunicación y en la educación insisten día sí y otro también lo anticuado que es el patriotismo y lo que mola ser un pacifista chupiguay cual Gandhi cañí, unido a una basura de régimen que ha convertido al paletismo individualista de 19 taifas en el gran instrumento para la destrucción de todo proyecto común. Es ésta porquería de régimen de 1978 el principal culpable de nuestra desastrosa situación Nacional, con responsabilidad especial para el Borbón emérito (del hijo aún no podemos hablar mucho, pero ya enseña la pezuña) y todos los pelanas que la Moncloa han ocupado, desde el saco barbudo de Pontevedra al que dudo que le haya preocupado lo más mínimo esta encuesta (a él a día de hoy sólo le preocupa quién ganará la Vuelta a España) hasta el malnacido de Suárez quien esperemos que a estas horas los gusanos ya estén defecando sus restos en su mausoleo catedralicio abulense, sin olvidarnos de la peste hecha idiota llamado ZP , el sinvergüenza de Felipe y el cooperador con separatistas de Aznar. Todos ellos son culpables de la actual situación, como representantes de este lamentable pueblo que somos los españoles de los últimos 35 años.

En cuanto al orgullo de pertenencia a nuestra Patria los resultados no son mejores. La otrora patriótica Navarra es la comunidad en la que existe menor identificación con la idea Nacional, donde un 52,9% de los Navarros no se sienten españoles. En País Vasco y Cataluña se produce un fuerte incremento del rechazo hacia la idea común, aunque el sentimiento de pertenencia a España sigue siendo mayoritario en ambas comunidades, tanto los que se sienten sólo españoles como los que se sienten con ambas identidades. Por el contrario, Ceuta y Melilla son las comunidades con mayor patriotismo. Será quizá que el miedo y rechazo a convertirse en marroquíes les hace aferrarse a la Bandera Nacional de forma desesperada. Sobre nuestra tierra nada nuevo. En Galicia no hay problemas de identidad y la mayoría nos sentimos cómodos siendo gallegos y españoles, punto y final.

Conclusiones y soluciones finales

A pesar de la triste situación, vamos a intentar profundizar un poco más en causas y antecedentes, para de paso intentar sacar alguna solución.
Primeramente, es algo típico de los españoles despotricar contra su Patria y más en tiempos de crisis. Tal y como en 1898 nos encontrábamos con múltiples ejemplos de discursos que aborrecían a España, hoy nos encontramos con los niñatos soplapollas que hablan de Españistán y de “mierda de país”, suponiendo que ellos no son culpables de nuestra desastrosa situación. Por otro lado, es muy fácil decir que no vas a colaborar en la Defensa Nacional mientras ves la guerra como algo lejano, o que como mucho mata a unos cuantos que iban en un tren en Madrid. Veremos cómo esa panda de borregos cambia de posición cuando esa guerra signifique que te sacan de tu casa, ponen velo a tu mujer y violan a tu hija, o terminar de caso contrario como los periodistas a manos del Estado Islámico. Seguro que su pacifismo no lo será tanto.
La cuestión entonces es pensar qué es lo que podemos hacer para que la Nación Española no termine ahogada en la nada. Primeramente volveremos a repetir lo dicho desde Ultreya en múltiples ocasiones: España adolece de una falta de proyecto Nacional y causa común, ahogada por una mediocridad de sus dirigentes, la traición de sus enemigos internos y las maniobras de sus enemigos exteriores. Para ello debe reforzarse el proyecto común de la Patria bajo unas estructuras jurídicas que afiancen el poder del Estado y su soberanía. Por ello es necesaria una reforma Constitucional en este sentido, que acabe con la traición separatista y afirme nuestra soberanía frente a poderes exteriores. Ese será el principio, para el cuál España necesita dirigentes que crean en ella y luchen si hace falta dando su vida. Una vez iniciado ese proceso, creemos que el cambio de tendencia será cuestión de tiempo y didáctica. De lo contrario, tendremos que seguir amargándonos con las encuestas del CIS, que ya no serán ninguna sorpresa.

Para ver los datos más detalladamente, adjuntamos este link

Etiquetado en Crisis Institucional

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post