EL MÁRTIR

Publicado en por Urz

EL MÁRTIR

Con la llegada de Agosto nuestro Viejo Reino se llena de fiestas, verbenas y romerías por cualquier parroquia y aldea. Mediado el mes y en plena ebullición festiva tras la Asunción y San Roque, llegamos al día 17, fecha dedicada al recreo playero y descanso. Una fecha sin mayor trascendencia para la mayoría, excepto para una parte minoritaria de la sociedad gallega que lo toma e como una gran fiesta de la manipulación ideológica. El 17 de Agosto, el galleguismo conmemora el “Día da Galiza Mártir” o lo que es lo mismo, el 77 aniversario del fusilamiento en A Caeira (Poyo) de Alexandre Bóveda, mártir por excelencia y figura repetida hasta la náusea en el callejero y publicaciones bibliográficas con sello y subvención oficial. Dicha efeméride, que estuvo a punto de ser oficial durante el bipartito a petición del BNG, es el fiel reflejo del artificio y mitificación que del galleguismo ha hecho la clase política gallega en las últimas tres décadas, que desde la cobardía y encefalograma plano del PP a la diarrea histórica del PSOE ha impregnado todo como una pringosa mancha de aceite.

Alexandre Boveda fue un político galleguista que desarrolló la mayor parte de su carrera en Pontevedra y uno de los principales creadores del Estatuto del 36, ese aprobado en referéndum por el 99% de los votantes con una participación del 99%, resultado fraudulento a todas luces y que la historiografía conoce como “El Santo Pucherazo”. Llegó el 18 de julio y Bóveda terminó delante de un pelotón de fusilamiento, cosas de la vida por mucho que el PSOE no lo quiera ver y se cebe con el pobre alcalde de Baralla. Con la llegada de la transición, Bóveda y Castelao encabezan una larga lista de galleguistas que han sido adoptados como “Padres de la Patria” de la clase política gallega, olvidando de esta forma que el galleguismo representa solo a una parte minoritaria de la sociedad gallega. No olvidemos que el histórico PG era un partido minoritario del sistema político gallego de la II República ,y Galicia como sujeto de derecho político le importa a muy pocos de nuestros convecinos. Pero a pesar de ello, los partidos políticos mayoritarios siguen con sus complejos enarbolando el galleguismo hasta en la sopa y con ello sus políticas lingüísticas y culturales, puro artificio totalmente alejada de la realidad social. Que a nadie le quepa la menor duda que de no existir dichos complejos, la figura de Castelao no pasaría de la de un literato y dibujante de aceptable calidad , lejos de la figura de referente moral que se nos ha vendido a los gallegos. Por eso, la figura del rianxeiro no tendría mayor relevancia para la cultura gallega que la de Emilia Pardo Bazán, Eduardo Barreiros o Cañita Brava, de igual forma que la mayor parte de los escritores en lengua gallega a los que se homenajea los 17 de Mayo no se sabría de ellos de haber escrito en castellano.¡ Para que luego haya que escuchar el cuento lacrimógeno de la lengua marginada!.

En conclusión, se ha fabricado durante los últimos 35 años un imaginario político-cultural que poco o nada tiene que ver con la realidad social de Galicia. La clase política ha sido la principal culpable, por la dejación ideológica que ha permitido que el nacionalismo campe a sus anchas e imponga un modelo cultural falso y artificial.

¡¡Este 17 de agosto no hay nada que conmemorar ¡!

Etiquetado en Galicia, Separatismo, Historia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post